Sobre la Imagen

La imagen de Nuestra Señora de la Soledad es una obra realizada por Venancio Marco Roch en el año 1929. Es una talla policromada al óleo, de tema religioso, con unas dimensiones de alto de 165 cm, ancho de 55 cm y fondo de 40 cm.

Se trata de una imagen de vestir totalmente tallada. No es obra de candelero, lo cual extraña por ser este elemento denominador común en las imágenes de Vírgenes de Pasión. Su posición y proporciones parecen demostrar que se trata de una imagen concebida como obra procesional. Es obra valenciana del primer tercio del siglo XX, repite la iconografía de Dolorosa

de la escultura granadina del Siglo XVII: Cabeza al frente con mirada baja y manos juntas. Destaca el hecho, casi inaudito, de no poseer lágrimas.

La obra se puede considerar casi como coetánea o contemporánea. No tenemos pruebas documentadas, pero parece ser que tuvo una intervención reparadora sobre los años 50, quizá por “Díaz Perno” en Córdoba, según opinión de Hermanos de esta Cofradía.

Fue restaurada por Salvador Guzmán Moral en el año 1990 en cuya intervención se recolocó los ojos de cristal debido a una mala colocación, provocando una mirada estrábica en la Virgen. Se adecuó el cuello de la imagen, pues carecía de forma anatómica adaptando unas formas más acordes con las proporciones del rostro, así como una restitución de las pestañas por unas de fabricación manual de pelo natural.

 

Sobre el autor:

Venancio Marco Roch (Yecla 1871 – Valencia 1936), fue un escultor de orígenes autodidactas que completa su formación en la Escuela de San Fernando de Valencia, ciudad donde instala su taller y desarrolla principalmente su obra. Se considera el maestro del efímero imaginero Juan Dorado Brisa, y tiene en su hijo, el también escultor Venancio Marco García, el continuador de su obra en Valencia.

Nuestro artista trabajó distintas técnicas sobre diferentes materiales, alcanzando un gran reconocimiento en los últimos años del siglo XIX y los primeros del XX. Fue uno de los escultores encargados del ornamento de edificios para la Exposición Regional celebrada en Valencia en el año 1909, así; como medalla de oro en la exposición de esta ciudad de 1910

Se conocen obras procedentes del taller valenciano de Venancio Marco distribuidas por toda la geografía española, de las que por desgracia sobrevivieron pocas a la contienda civil de 1936. En la actualidad se conservan algunas, como en nuestra localidad; Nuestra Señora de la Esperanza (1924) y Nuestra Señora de la Soledad (1929), o el Cristo de la Sangre de la iglesia de las Tres Ave Marías de los Capuchinos, originariamente realizado para Orihuela (Alicante) y actualmente en Totana (Murcia).